El suceso ocurrió en Alabama cuando un perro estaba luchando por mantenerse a flote en un río.
Un policía de la oficina del Sheriff del Condado de Limestone se dio cuenta de la complicada situación por la que estaba
pasando el animal y saltó al río para salvar su vida.

El perro se metió en problemas cuando se quedó enredado en una línea de pesca del río Elk.
Los oficiales fueron a una tienda cercana para intentar coger un barco.
Antes de que el dueño de la tienda pudiera llegar con el barco a ayudar al perro, uno de los policías saltó y salvó al perro.





“Sacó todas sus cosas de los bolsillos y el cinturón y saltó”.”Fue una buena decisión que se lanzara,
quizás sino lo hiciera el perro estaría muerto”, explicaba Perry Johnson, dueño de la tienda.

El perro fue llevado al veterinario y pudieron constatar que se encontraba muy bien de salud.
Estaba enredado, cubierto de garrapatas y el veterinario le retiró un anzuelo que tenía clavado en una de sus patas.
El perro será dado en adopción en breve.